© 2018 by Andres Unterladstaetter / Gabriela Tavera VAMOS

  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
  • vamos

Los colores del Gran Chaco Americano en el PN ANMI KaaIya del Gran Chaco


El Gran Chaco Americano es una ecoregión compartida entre Argentina, Bolivia, Paraguay y Brasil. Esta enorme superficie de bosque seco tropical que, abarca más de 100 millones de hectáreas en su totalidad, es una zona conocida por sus cambios extremos en las condiciones del clima. En el Chaco se sufren calores o fríos extremos, sequías prolongadas o inundaciones esporádicas. Todos estos ciclos que se presentan de forma natural han propiciado el desarrollo de muchas especies vegetales y animales que se han adaptado a estas condiciones extremas.



Precisamente son estos ciclos, los que hacen que el Chaco posea unas características paisajísticas particulares que lo diferencian de otros bosques, desde sus colores, hasta la variedad de formas que presenta. Si bien durante los periodos de sequía, que pueden prolongarse hasta seis o nueve meses con temperaturas que superan los 40oC, los colores predominantes son los ocres, los árboles pierden la totalidad de sus hojas y todo se torna casi desolado y melancólico, basta una primera lluvia para que todos los árboles, bejucos y plantas en general aprovechen la ocasión para reproducirse. En este periodo lo primero que se da, es la floración y todo el reino vegetal se viste de colores. Pueden encontrarse flores amarillas, blancas, distintos tipos de rosados, todo esto aún en el fondo ocre que dejó el periodo de la sequía. La floración resulta lo más importante y es un periodo muy fugaz, pero que deja un paisaje impresionista extremadamente agradable a la vista.




Una vez las lluvias comienzan a intensificarse, es momento de aprovechar el recurso agua, la vegetación comienza a reverdecer y rápidamente aquél paisaje ófrico se torna lleno de vida, totalmente verde, los árboles ahora presentan hojas que les ayudan a almacenar la humedad, toda la que puedan, para luego volver a soportar la sequía. Todos estos ciclos y procesos son los que hacen que se perpetúe la continuidad de la estructura y composición del Chaco, y es esto también lo que lo convierte en una ecoregión tan frágil. Todo depende de que los ciclos no se vean interrumpidos, una floración fuera de tiempo, o una inundación fuera de época puede provocar la pérdida de todo un ecosistema en casos extremos.



En medio de todo este sistema de vida, se presentan especies que están altamente adaptadas al entorno, como por ejemplo los cactus, de géneros como Stetsonia y Cereus, comúnmente llamados también “caraparí o caratá”, ellos también aportan estos impresionantes quiebres visuales en la vegetación. Es muy singular ver un bosque, lleno de árboles alrededor y de repente estos cactus que, visualmente tenemos asociados a los desiertos, aparecen entre medio. También es interesante apreciarlos verdes, jóvenes y en periodos de floración. A pesar de las temibles espinas que presentan, algunas de estas especies cuando son adultas tienen un tronco tan grueso y duro que son utilizadas para hacer artesanías e incluso algunas piezas decorativas de mampostería.



Parque Nacional y Área Natural de Manejo Integrado Kaa Iya del Gran Chaco.

Santa Cruz - Bolivia


#fundacionkaaiya #kaaiyadelgranchaco #vamos #protectedareas #conservation #Bolivia


Texto: Gabriela Tavera/ Fotografía: Andrés Unterladstaetter

29 vistas